viernes, 13 de mayo de 2016

Mini relato La sirena- Sheyla Drymon



¡¡¡Feliz viernes a todas!!! Espero que paséis un buen día. De regalo un pequeño relato que acabo de escribir para Facebook y que comparto también en el blog para que podáis leerlo. Espero que os guste.

Relato: escrito por Sheyla Drymon.
Imagen de la sirena: encontrado en Pixabay.










LA SIRENA

Sheyla Drymon



" La sirena miró con pesar hacia la playa, escondida tras las rocas. Las olas acariciaban su cuerpo, recordándole sin piedad que seguía viva. El amor era un doloroso recuerdo, una herida desgarradora en su alma, una tortura diaria con la que tenía que convivir; y todo porque su amado, quien robó su corazón, no la eligió. 

El marino al que salvó la vida cuando su barco naufragó, resultó ser el príncipe heredero del Reino. 

Cada noche acudía al puerto humano con la esperanza de volverlo a ver. Cuando sucedió él juró que soñaba con ella cada noche, recordando vivamente cómo lo salvó, enamorándose de la sirena que lo embrujó. 

Cada noche se encontraban. 

Cada noche se juraban amor eterno. 

Cada noche... Hasta que la sirena le confesó que podía otorgarle el don de vivir en el mar con ella. 

Esa noche el amor explotó como una burbuja... pues él se negó a cambiar sus piernas por una cola, a mostrarle que realmente la amaba dejándolo todo para irse con ella. 

Esa noche las lágrimas de la sirena se deslizaban silenciosas por sus mejillas convirtiéndose en brillantes perlas cuando impactaban contra el mar. 

El amor no era más que un engaño. Si él la amara realmente lo habría dejado todo para acompañarla al mar. 

La sirena lloró amargamente al recordar el pasado. Cada año acudía a ese puerto donde una vez fue dichosa, comprobando con pesar cómo su príncipe la olvidó. 

Esa noche iba a ser la última vez que acudiera a ese lugar. El dolor que pesaba sobre su corazón la ahogaba y ni su amado mar conseguía aliviar la soledad y el pesar que ennegrecían su alma. 

He aquí una sirena que creyó en el amor y que le habría dado la vida eterna al humano que la enamoró. 

He aquí una sirena que lloraba cada noche atormentándose con los recuerdos de los encuentros furtivos que vivió con su amante humano. 

He aquí una sirena... que se refugiaría en lo profundo de la zona abisal deseando que un día todo el amor que sintió se diluyera en el mar. 

Y sin mirar atrás, la sirena se sumergió en el mar nadando furiosamente hacia su destino.




Si hubiera mirado hacia atrás habría visto a lo lejos a un tembloroso anciano que lloraba con pesar, aferrando con fuerza su bastón, mientras murmuraba:

Adiós mi sirena, la única dueña de mi corazón. 

El príncipe que se convirtió en Rey por una promesa a su moribunda madre, el que se casó con una princesa del Reino vecino pese a no amarla, el que tuvo herederos para asegurar la continuidad de la Casa Real, el que iba a la playa para contemplar el mar y pensar en cómo habría sido su vida si... Todo el peso del mundo y las obligaciones no estuvieran sobre sus hombros. 

Ahora era un anciano que ansiaba encontrarse con la muerte. Su vida fue un tormento continuo al no poder estar con la única mujer a la que le entregó su corazón. Una hermosa sirena a la que muchas noches observaba desde lejos, tentado a acercarse a ella y suplicarle perdón para volver a sentir sus labios y perderse en sus ojos. 

¿Pero cómo iba a presentarse ante ella cuando el tiempo fue un enemigo atroz? ¿Cuándo su cuerpo se encorvó, su piel se arrugó y su fuerza se perdió? No era más que un anciano que vivía cada día sin esperanza, soñado con el mar y una hechicera que una vez le tendió la vida eterna y una promesa de amor, que él rechazó. 

Toda su vida se arrepintió... 

Adiós sirena. Adiós. "




2 comentarios:

  1. Holaaa!!Me encanta vuestro blog! Yo acabo de inaugurar el mío, es de reseñas sobre novela romántica y algún genero más. Me preguntaba si podríais seguirme para darme un empujoncito. Si es así os mencionaré como blogs que sigo. Mil gracias desde ya!!

    reflexionesdeunalibroadicta.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Hola, corto, pero muy bonito.
    siempre en una relacion hay dos lados y dos versiones, me encanta el final y ver que no todo es loq ue parece a simple vista.
    un saludo

    ResponderEliminar