sábado, 12 de julio de 2014

Pequeño adelanto de... El compañero del Alpha (homoerótica)



Como regalo os quiero mostrar el prólogo de un relato corto que estoy a punto de terminar, titulado El compañero del Alpha y como no podía ser de otra manera, ...es homoerótico!!!!!!!!!

Espero que os guste este pequeño adelanto.....






EL COMPAÑERO DEL ALPHA

URSULA BRENNAN




PRÓLOGO



Jason Henrick era uno de esos hombres que sólo creía en lo que veía, o como él mismo decía, en lo que podía ver y tocar.
Así que...
¿Cómo era posible que en esos momentos estuviera empezando a creer, y muy seriamente, que estaba ante un hombre lobo?
No estaba soñando, al menos ya no creía eso, pues el dolor que le recorría el maltrecho cuerpo le mostraba -y de que manera- que estaba despierto. Por tanto, sólo le quedaba una explicación posible.
Estaba alucinando, bajo el influjo de alguna de esas hormonas que se segregan cuando estás al borde de la muerte - y él sin duda la estaba rozando, atrapado entre el amasijo de hierro en que se vio reducido su coche tras el accidente.
¿Qué por qué esta conversación consigo mismo acerca de la realidad o el mundo de yupi alucinógeno?
Simple. Muy simple.
Porque en medio del dolor vio llegar tres lobos de tamaño descomunal y pelaje oscuro que se camuflaban con la noche y las sombras del bosque. Estas tres criaturas a tan sólo unos centímetros del coche, casi rozándole con sus pelajes, se transformaron, retorciéndose y estirándose,  en hombres. Tres grandes y desnudos hombres que comenzaron a gruñir entre ellos, sin pudor alguno. 
—¡No puede ser él, es imposible!
—¿Acaso cuestionas a mi lobo?—gritó el más alto de ellos, el que se acercó hasta quedar a la altura de él y le miró con unos ojos llenos de preocupación que le cortó la respiración.
Ese hombre no le conocía y aún así parecía a punto de gritar de dolor al verle malherido.  
Jason lo vio todo a través del dolor, y la sangre que le manchaba la cara, siendo testigo mudo de la discusión que se presentaba frente a él. 
El que gritó era un hombre con una musculatura que daba miedo, con largos cabellos oscuros que rozaban sus hombros y mirada intensa que le cortó el aire cuando sus ojos se encontraron. Estaba cerca de él y podía sentir la calor que transmitía su cuerpo. Era como una llama que le atraía, que le provocaba escalofríos por dentro. 
—No lo voy a dejar morir. ¡No puedo! No cuando al final lo encontré—continuó el hombre sin desviar la mirada de Jason. 
—¿A un hombre?—al dueño de esa furiosa voz, Jason no pudo verle, no podía moverse entre los amasijos del coche, tenía el volante incrustado contra el pecho, no sentía nada de cintura para abajo, y la cara le escocía y le dolía a horrores. 
Estaba jodido, a un paso de palmar dentro del coche, y su última visión...¿que iba a ser? Tres supuestos hombres lobo discutiendo sobre si dejarle morir o no, además de sus musculados cuerpos...
Joder, que suerte la suya, a eso se le llamaba palmarla con estilo. 
—¡Eso me importa una mierda! Mi lobo lo ha reconocido, a sí que hazte a un lado. ¡Voy a sacarle de ahí!—la misma voz, proveniente del hombre que le devoraba con la mirada y no dejaba de ponerle nervioso. Era como si estuviera a un paso de comerle, de ser su cena en cuanto estuviera a su alcance. 
Sí, eso tío. Pensó Jason pese a los temblores nerviosos que le recorrían cada vez que coincidía sus ojos con los de ese hombre. En esos momentos no le importaba más que salir del coche, salir con vida, luego ya se enfrentaría a lo que viniese. Y para poder salir con vida dependía de esos hombres, del que quería salvarle y decía que su lobo lo había reconocido. ¡Sácame de aquí! Gritó dentro de su mente, incapaz de articular palabra, ahogándose con su propia sangre. 
—No puedo permitírtelo, hermano. Te vas a joder la vida, ¡no puedes enlazarte con un hombre! ¿Dónde se ha visto eso? ¡Eres nuestro alpha! Tienes que enlazarte con una mujer lobo que te de herederos, que sea la alpha de las mujeres.
Al que voy a joder es a ti, hijo de puta si le impides que me saque de aquí. Te voy a perseguir como fantasma, seré un puto grano en el culo. Bramó Jason con furia asesina, escupiendo sangre y respirando cada vez con mayor dificultad. La vista se le estaba nublando, y casi podía oír las trompetas de los ángeles recibiéndole en el cielo.
—Mierda, lo pierdo, puedo escuchar cómo su corazón late cada vez más despacio. Apártate, o no respondo, hermano.
Le pesaban los párpados, sentía frío y tenía el cuerpo estaba entumecido, a punto de dormir y no despertar jamás. Por favor, ayúdame. Suplicaba por dentro, sin dejar de mirar al hombre que esperaba que fuera su salvación, sintiendo su fin cada vez más cerca. Iba a morir en medio del bosque, en medio de amasijos de su coche, tras estrellarse contra un árbol por esquivar un ciervo. 
—No puedo hermano, yo...eres nuestro alpha, debemos velar por tu seguridad, por la de la manada, por...
Jason no pudo ver lo que sucedió a continuación, pero si fue testigo auditivo. Escuchó gruñidos, golpes, palabras malsonantes, y luego...silencio.
Y cuando ya creía que su destino estaba sentenciado, escuchó un estruendo tremendo, y luego sintió unas fuertes manos arrancándole de aquella tumba de metal. 
—No te atrevas a morirte, no te lo voy a permitir. 
Jason quiso reírse y mirar a esos ojos que le ponían tan nervioso, contemplar el rostro del hombre que luchó por salvarle, que se enfrentó a los otros lobos por él, y decirle... 
Pues a ver cómo lo evitas, porque estoy a punto de...No pensó en nada más, sumergiéndose en la oscuridad, perdiéndose en el gélido vacío que era el camino a la muerte, en brazos de un hombre que en esos momentos presa de un dolor extremo echó la cabeza  hacia atrás, aullando de rabia, apretándole contra su cuerpo, anhelando que el poder de su raza salvara al hombre que era su única esperanza de sentirse completo, de ser feliz.
—No puedes dejarme...Eres mi compañero—susurró con pesar el lobo, sin ser testigo de las silenciosas lágrimas que se deslizaban por sus mejillas—. Mi...destino. 





Como ya sabéis, este pequeño prólogo está sin corregir, suelo corregir la novela una vez que la tengo terminada, antes no que me ralentiza la escritura pues no me gusta mucho corregir, no me gusta mucho releerlo que he escrito pues me resulta una tarea un poco pesada ya que tengo la historia en mi mente y requiere de mucho esfuerzo ver los errores que he cometido y pulirlos. En cuanto la termine, la ampliaré y la corregiré a fondo antes de publicarla en Amazon y en Casa de libro, como siempre.

Espero que os haya gustado.


Feliz sábado!!!!!!!!




7 comentarios:

  1. Buenos dias.. se ve interesante este prologo.... a mi me gusta mucho leer novelas eroticas relacionadas con hombres/lobos homoeroticos... incluso hasta estoy escribiendo una novela con el mismo tema...

    ResponderEliminar
  2. Hola... me encanto el prologo y me has dejado con ganas de más.
    Aunque me encanta leer historias homoeroticas, nunca pude hacerme con un libro que trate de hombres lobo =(
    Espero que salga a la venta pronto ^^

    ResponderEliminar
  3. ¿Cuando estará a la lista la historia?, no es por molestar a nadie, pero me ha parecido muy bueno el prologo y me interesaría mucho continuar la historia, si hay algún avance contáctenme en este corrreo karimvictoria@hotmail.com
    Saludos y buena suerte con tus libros.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. hola me ha encantado de verdad, estoy enamorado de esta historia, si haz teniado algun avance despues de esto hazmelo saber KOrdosgoitty@gmail.com te lo voy agradecer por siempre

    ResponderEliminar
  6. ola me encanto la historia si la has terminado me la podrías enviar a dr4gon1992@hotmail.com xfa =)

    saludos y buena suerte con tus libros

    ResponderEliminar
  7. Hola si tienes algún adelantó me podrías informar en mi correo odalismichell28@hotmail.com por favor

    ResponderEliminar