Ir al contenido principal

¿Quieres conocer a Gaerth McLeod?



Acabo de comprar unos ejemplares de El guerrero de mi destino, directamente a la imprenta Createspace, sé que va a tardar un tiempo en llegarme a casa, y que los gastos de envío son abusivos, menos mal que están en dólares si no...pufff (no podían tener imprenta en Europa???), así que cuando me lleguen voy a hacer un SORTEO de UN EJEMPLAR EN PAPEL en el Blog Pasión por la Novela Romántica (nivel nacional, firmado, y envío certificado), así que estad atentas si os animáis a participar!!!!!!


Para las indecisas, os dejo una serie de extractos para que podáis conocer un poco a Gaerth McLeod, el Ángel Caído.


Ya podéis adquirir la novela tanto en papel como en ebook en Amazon y en Casa de libro en ebook, en epub sin DRM, a unos precios increíbles (para quien lo pregunte, el ebook sale a 0,0059 céntimos de euro la página, ya que son 449 páginas, más económico imposible, para una novela única, travel time/erótica!!!!!! )




CONOCIENDO A.....


GAERTH MCLEOD





"—La única que llena mi mente—y mi corazón, pensó a su vez, sin llegar a decirlo en alto, pues aún no se sentía preparado para aceptar públicamente sus sentimientos, la deseaba, quería que nunca se alejara de su lado, era lo único que tenía claro en esos momentos y lo que iba a confesar si alguien le preguntaba—, eres tú. A la única que deseo es a ti—Le tomó una mano y la posó sobre su excitación—. Mira cómo estoy por tú culpa. "


"—¿Dónde está mi ropa?—preguntó finalmente tras un tenso silencio entre los dos. 
Gaerth sonrió mostrando todo su encanto. 
Maldito. Con esa sonrisa las tendrás de calle. Masculló apretando la manta entre sus manos, a un paso de casi rasgarlas. 
—¿Para que deseas ropa? Así estás muy bien.
Enrojeció ante su mirada de deseo. El salvaje parecía un depredador a un paso de saltarle encima…y devorarla por completo. "

Y ahora le toca el turno a Bridgit Wood......., la joven vanior del clan del fuego que del siglo XXI acaba en el s.XII.....



"Si ya antes estaba perpleja ahora estaba entre húmeda por el deseo y a un paso de saltar de la cama y salir corriendo como alma que persigue el diablo. ¿Cómo que ella le volvía loco? Si era él quien la trastornaba con ese cuerpo esculpido y esa voz ronca y afrodisíaca. Era el sueño de cualquier mujer, un poco tosco y vistiendo una falda escocesa, pero un pecado que te ponía el destino en tu camino para ver y no tocar, pues hombres como ese no se giraban para mirarla dos veces. 
Sí, claro, loco por mi cuerpo. Este lo que quiere es un polvo rápido, un aquí te pillo aquí te mato y luego nada. Ironizó Bridgit para sus adentros removiéndose en el sitio intentando sacárselo de encima. Se asustó cuando escuchó sus pensamientos. ¿Es que acaso quería algo más que un polvo rápido? ¿Qué es lo que esperaba? ¿Un anillo? ¿Una promesa? ¿Era tonta o qué? ¿Cómo iba a pretender algo más serio con él si ella pertenecía a otra época y tenía la intención de regresar a un mundo en el que él no sería más que una mota en la historia?"


Y ahora le toca el turno a Hugh, el hermano bastardo de Gaerth McLeod, un hombre que busca su lugar en el mundo, aunque éste se ponga en contra suya. Y como no podía ser de otra manera, tras esa sonrisa de pilluelo hay un mujeriego de narices...... pero al final, se hace querer.


"Hugh sonrió al recordar aquel extraño día.
Aprovechando que Gaerth y los soldados que los acompañaron estaban asistiendo a una reunión de clanes, muy probablemente para discutir que hacer con los ingleses que comenzaban a asentarse en la frontera arrasando los campos de pastoreo,  se había alejado del punto de reunión acercándose al pueblo. 
No tenía nada en mente sobre lo que podía hacer esa tarde, hasta que las vio, las cuatro mujeres casi le saltaron encima en cuanto lo divisaron. Le invitaron, arrastrándolo literalmente, al pequeño cuarto que compartían para atender a sus clientes. 
Sopesó, durante unos…tres segundos, si seguirles el juego o no, al final venció su «espada», a la razón y a la precaución. Puestos a elegir el modo de pasar el día, qué mejor manera que sumergirse en las profundas, deliciosas y húmedas cavernas de las mujeres que vagar aterecido de frío por los senderos del lugar.
Con tanto que hacer, con tanto que disfrutó se le pasó el tiempo volando, y cuando quiso darse cuenta, había pasado cerca de un día desde que se alejó. 
Las mujeres casi lloraron cuando le vieron levantarse para recoger sus ropas y prepararse para marcharse, protestando enérgicamente dispuestas a impedir su marcha, hasta que les tiró encima del catre una pequeña bolsita con monedas de oro. Sólo entonces quedaron  más que satisfechas con su visita.
El que no estuvo tan contento al verle, fue Gaerth, que nada más divisarle le envió una bola de energía estampándolo contra un árbol. No dijo ni una palabra acerca de su desaparición, sólo esperó a que se levantara del suelo para bramar a sus hombres que se pusieran en marcha, rumbo a casa."



Espero que os hayan gustado estos pequeños extractos!!!!!!!

Y que le deis una oportunidad a EL GUERRERO DE MI DESTINO.















Comentarios

  1. Yo me apunto fijo :P y ya sabes tu quién me gusta a mi jijijiji

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Relato Nunca digas no a un lobo feroz de Ursula Brennan

Con un poco de retraso comparto con todas, por el día del Libro, mi relato Nunca digas no a un lobo feroz, un relato divertido y como no, romántica gay. Espero que os guste, para poder comprender un poco la historia os recomiendo leer antes el relato Nunca hagas enfadar al lobo feroz. 



LINK DEL RELATO 


Es necesario leer Nunca hagas enfadar al lobo feroz para poder comprender mejor la historia de Nunca digas no a un lobo feroz. 





Registro Safecreative: 1503133451057
Imágenes de la portada: Pixabay


Nunca digas no a un lobo feroz
Ursula Brennan




Ponme otra. Liam O´Brian negó con la cabeza mirando con pesar al humano que tenía frente a él al otro lado de la barra, no era habitual verlo por el bar sin la presencia de Kenneth pues habitualmente acudían al local juntos desde que los dos se conocieron en la Academia. Olisqueó el aire notando el olor a embriaguez que sudaba el policía por cada poro de su piel. Se le veía pálido, más delgado que la última vez que estuvo en el bar hacía un mes y con u…

Microrelatos y primeros dos capítulos de Un dragón para Navidad, de regalo

Buenos días a todas!
Espero que paséis una buena semana, sí, sé que llevo un tiempo sin actualizar el blog, pero suelo emplear más Facebook, pero bueno, intentaré al menos actualizar el blog dos veces por mes para ir contándoos cositas y/o subir regalos.
Hoy toca subir regalos, pero antes, os quiero animar a seguirme por las redes sociales (no os pasa que hay días que las horas vuelan mientras revisas Facebook, Twitter, o Instagram-de esta no tengo mucha idea, solo subo alguna imagen de vez en cuando, lo siento-) 






En el grupo Apasiónate con ARI, de Facebook inicié el RETO/Microrelato, donde se sube una imagen y se anima al grupo a escribir microrelatos basados en esa imagen, cuando se llega a cinco, se sube otra imagen y así, de lunes a jueves por la noche.
Voy a compartir con todas algunos de mis microrelatos, espero que os gusten. Los hay de todo tipo, románticos, divertidos, de terror, un poco de todo.



Foto RETO

La música de Verdi envolvía el luminoso salón. La mesa decorada exquisit…

Primeiros capítulos de Beleza sombría e Sedento de amor

Boa tarde;
Concordo com todos os primeiros capítulos de meus dois romances Beleza sombría e Sedento de amor que  estão à venda na Amazon em ebook.
Espero que você goste.






PRÓLOGO

Vancouver, primavera 2005
Local Moon´s Bitte

As luzes de neon do local brilhavam com intensidade atraindo aos homens que circulavam pelas ruas aquelas altas horas da noite. A música que se escutava dentro do local tocava com força enlouquecendo com o seu frenético ritmo, aos que dançavam na pista. Os garçons si moviam fluentemente entre os clientes equilibrando bandejas com as bebidas. Aquela noite a festa duraria até perto da meia-noite, e ninguém queria perder nem um segundo. Desde o fundo do local, uma jovem de não mais de vinte e cinco anos observava a pista desde a escuridão, se escondia na zona que se abria de dia como restaurante. Como cada noite, esperava a que se fossem os clientes para limpar o bar junto aos demais garçons e preparar o local para o dia seguinte.

Duas horas depois…

—Me diz que esta é a últim…