Ir al contenido principal

Sexy o tan... sexy parte III



SEXY O TAN...SEXY PARTE III



-¿Pero esta noche hay sexo o no hay sexo?

Durante unos minutos mi pregunta sobrevuela (ostias que literaria me estoy volviendo, estoy de leer erótica te culturiza...si hasta sé lo que es el cruising y todo....algo que no haría y si mi Mario se atreve...acaba cantando en el coro por lo agudo que le va a quedar la voz cuando le corte los huevos) la estrecha entrada del piso. 

Él me sigue abrazando mientras sus carcajadas van remitiendo, lo bueno es que su GRAN MARIO no ha disminuido de tamaño, así que sin descaro me restriego contra él, metiendo una de mis suaves piernas entre sus muslos para poder tocarle mejor. Delante, atrás. Piensa que eres la más sexy, la reina del baile, la...

Escucho un jadeo. Bien, el movimiento está haciendo su magia. Lo voy a poner cachondo, quiero que esté duro, ansioso, que desee follarme como nunca antes lo hizo (y peor que mañana, que otro día tiene que lucirse no va a ser este el polvo de su vida....o de la mía).

Suelto un gemido, uno de esos que sé que le vuelve loco, y me aprieto con fuerza contra él. 

- Mmmm que bien hueles. 

Le digo con voz enronquecida y olisqueándole a la altura del cuello. Sí, mi Mario no mide dos metros ni es un vikingo espectacular, es un hombre normal y corriente, con pelo negro - escaseando...pero como yo le digo, son entradas pronunciadas-, ojos  negros o marrones oscuros según el día, nariz un poco aguileña, cejas bien depiladas para ser hombre  (oleeeeeeee mi Mario que quiere ser metrosexual pero es lo único que se depila, probó la cera en el pecho y estuvo un mes como la peli de Virgen a los 40), cuerpo atlético..bueno lo fue a los 20, ahora tiene un poco de barriguita, no se le marcan los abdominales pero para mí es el hombre más sexy del planeta, (lo siento Vin Diesel, pero Mario es mi marido por mucho que me mires con tus espectaculares ojos, le debo fidelidad....)

- Estoy todo sudado, huelo mal, tendría que ducharme...

¿Y qué te toques en la ducha, o que se te baje por la calor? Noooooooooo nene, de aquí no te me mueves.

- ¿Por qué vas a ducharte ahora si luego voy a conseguir que sudes muchísimo?

Vale, en mi mente sonó mejor, ¿Voy a conseguir que sudes? ¿Es que acaso lo voy a poner a fregar el suelo de rodillas toda la noche por llegar tarde? Vamos, que leí muchas novelas pero en ellas las autoras lo hacen mejor....

Mario se separa de mí y me mira a los ojos.

-¿Pero qué te pasa? Hoy estás extraña.

Extraña no, cachonda sí.

-No, lo que pasa es que te echaba mucho de menos, quería que llegases me vieses como la diosa del sexo que soy y estuviésemos toda la noche follando como cuando tenías 20 años.

Mario me mira con sorpresa y con una mueca que mostraba que se estaba partiendo de la risa por dentro.

-Cuando tenía 20 años no estaba contigo, estaba con...

Le agarré de los huevos. Bien sabía con quien estuvo, pero que me lo echase en cara esa noche NO. Se los apreté y le dije.

- Ni se te ocurra hablar de otra en mi cara. Recuerda, eres mío, si me llegas a engañar te los corto. - para que viese que hablaba en serio se lo apreté un poco más, que le duela un poco, más tarde le curaría...

Pero esa noche mi Mario parecía otro hombre, o tal vez yo le miraba con otros ojos, porque en lugar de quejarse gimió en alto, con un tono ronco, como un gruñido de un animal en celo. Miré de reojo hacia abajo y vi que estaba  duro, DURO, vamos que a punto de salírsele del pantalón.

Sí, mi Mario pasa de la media, nada de 13 cm, él llegaba a 17 y bien llegados con un grosor que me daba mucho gusto, vamos grande y gordita como nos gusta, seamos sinceras.

Como veo que si le hablo duro le excito más... (parece el mundo al revés que habitualmente por no decir siempre es él quien lleva la voz cantante en las relaciones sexuales que tenemos), le acarició por encima el paquete con suavidad, haciendo unos círculos pronunciados y le digo.

-Y esta noche si no me sueltas eso de que estás cansado te lo voy a demostrar.

- ¿Qué me vas a demostrar? - repite él mirándome con la boca entreabierta y moviendo la cadera sin darse cuenta, hacia delante. Sigo acariciándole, aumentando un poco más la presión, maldiciendo por dentro por la rugosa tela que me separa de lo que llevo deseando a lo largo del día, de la semana.

- Que eres mío, completamente, que te voy a comer entero, que esta noche te cabalgaré duro como nunca antes lo hice, que quiero que me tomes con fuerza, contra la pared, contra el suelo,  a cuatro patas, como quieras, quiero que me folles, duro, fuerte, que te corras dentro, que me corra como nunca antes lo he hecho, quiero que mañana cuando me levante aún te sienta dentro, moviéndote, marcándome.... - mis palabras le estaban afectando mucho, su respiración se hizo más irregular, se movía erráticamente hacia delante sin control, comenzó a sudar  y se lamió un par de veces sus resecos labios. Me puse de puntillas, bien no era bajo pero me sacaba una cabeza y media, le lamí y mordisqueé la oreja antes de susurrarle - . Porque quiero que sepas que soy tuya y tú eres mío, y esta noche quiero que me lo demuestres.

Nota mental (sí, soy pesada con tantas notas mentales, pero si no las hago me olvido de las cosas): memorizar más frases candentes de las novelas y soltárselas cuando quiera sexo, porque ¡mi madre!, se puso como una moto, me agarró con fuerza, me levantó del suelo y me llevaba hacia el cuarto.

Como esa noche quería que fuese especial, le dije:

- En la cama más tarde, quiero que me lleves a la cocina, que me tomes contra la mesa, quiero que me devores, que cuando desayunes recuerdes que ahí mismo me follaste con fuerza, que te corriste llenándome con tu leche, que te....

No pude decir nada más. Me besó con fuerza y comenzó a acariciarme por todas partes, desabrochándome el sujetador y arrancándome mis braguitas....Menos mal que las compré en una oferta de Blanco de 4x3 que si no....

Sin dejar de acariciarme me llevó hasta la cocina (ostia igual hasta tengo alma de Dómine y todo.... porque me estaba obedeciendo) y me apoyó contra la mesa, de cara a él.

- Más...- le susurré, mirándole a los ojos.

- Oh, joder nena estoy como una moto, si no te la meto ahora, me muero.

Buenoooooooo, no era lo que esperaba, en plan.... Si no te saboreo, si esta noche no te hago mía, no podré vivir, pero bueno, se lo aceptaba, Mario era Mario y que él tuviese tantas prisas me indicaba que lo estaba haciendo bien, y la verdad es que después de pensar todo el día en SEXO, de acariciarme un poco en la ducha y de sentir sus caricias y esos besos abrasadores ya estaba más que preparada. Estaba húmeda, caliente, nerviosa, ansiosa, con unas ganas que....

En silencio me moví y salté hacia el suelo.

-¿Pero qué? ¿no quieres jugar?

Ignoré sus preguntas, simplemente me di la vuelta y me apoyé contra la mesa, ocultando la cara entre los brazos, gracias a los tacones (suerte que me aprietan un poco si no los habría perdido entre tanta ida y venida...pero es que estaban de rebajas a muy buen precio y qué... importaba si me apretaba un poquitín, eran preciosos y seguro que encontraba el día para usarlos) sólo tuve que moverme un poco para que mi culo quedase en pompa.

Me abrí lo más que pude sin perder el equilibrio o sin sentir como si me tirasen (sí, debo hacer deporte, no tengo flexibilidad....) y jadeé:

-¡Ahora! - mi voz era exigente-, tampoco puedo esperar, te quiero ahora, duro y fuerte, que te corras dentro.

-Joder Naty.

Ese joder no sé si era que no estaba muy conforme con mis palabras o que le había excitado más, por suerte no tuve que comerme el coco porque escuché como se bajaba los pantalones y me penetraba sin miramientos, sin detenerse ni un segundo, llenándome hasta el fondo.

Me moví más hacia atrás, lo quería todo, lo quería todo dentro de mí.

- Oh, sí, si, si, más, más.

Gemí moviéndome hacia atrás y hacia delante, quería que comenzara a penetrarme con fuerza, a poseerme, a marcarme como él sólo podía hacerlo, que pasara como ocurre en las novelas, que el mundo explotara para los dos cuando la sangre se arremolinase en mis venas y ardiera quemándome como la lava fluyendo de pies a cabeza.

-Joder nena, joder - Bien, debo regalarle algún libro para que ampliee su vocabulario, y eso que estudió Letras...,que estudió Derecho.

Me sujeta con fuerza la cadera y se movió, delante, detrás, enterrándose sin miramientos, sin darme opción a moverme, a escapar. 

En la cocina, con el ruido de la maldita nevera de fondo, sólo se escuchaban nuestros jadeos, y como entraba y salía de mi cuerpo, un sonido que para mí, sonó a gloria.

Noté como una de sus manos abandonaba mi cadera y se dirigía hacia mi coño. Él se tendió sobre mí para poder tocarme, para poder masturbarme mientras seguía introduciéndose, mientras me penetraba con una fuerza, con una energía que desmentía que llegara reventado a casa. Aquel era el Mario que hacía tiempo que quería sentir, ver, el que era capaz de conseguir que me derritiese  el que conseguía que pudiese sentirlo completamente dentro de mí, que me provocaba un calor, un fuego que me consumía, que me volvía loca.

-Dios, sí, sí, más, más- gemí sin control cuando comenzó a acariciarme el clítoris sin dejar de penetrarme, al estar acariciándome las penetraciones eran más profundas, más lentas, consiguiendo que jadeara en alto y el corazón me bombease contra el pecho a un ritmo alocado.

-Así nena, así, qué caliente estás hoy, qué mojada.

-Porque te deseo mucho, sólo a ti - bien, no sé que debí de decir que él dejó de acariciarme y comenzó a poseerme con más fuerza. Ya tenía marcas en los brazos de la mesa, pero por nada del mundo iba a moverme. 

Cerré los ojos y sólo quise sentir, sin importarme que los vecinos me escuchasen gemir en la cocina, sin importar que las servilletas habían caído al suelo y que si seguía así iba hasta tirar el frutero, sin importarme que estaba la luz encendida y me está viendo sin medias tintas, completamente. 

Sólo quería sentirle, como me golpeaba dentro, como me llenaba completamente, como me ensanchaba cada vez que se sumergía dentro de mí, como sonaba nuestra unión.

Intenté seguirle el ritmo, pero apenas podía moverme, apenas podía echarme hacia atrás buscando una mayor penetración, una unión completa, liberé un brazo y comencé a acariciarme yo misma.

Lentamente, en círculos, con rapidez, según el cuerpo me lo pidiese. Ya estaba más que mojada, mis dedos se deslizaban sin problemas sobre aquella protuberancia rojiza, sobre aquel montículo que conseguía que viésemos la luz y más allá, sobre mi clítoris.

El calor se hizo insoportable, podía sentir un hormigueo a la altura de mi ingle, dentro de mí, un cosquilleo que amenazaba con expandirse.

-Oh, Dios, oh, Dios, sigue, sigue, más fuerte, sí, si.

No quería que parase por nada del mundo, si paraba lo mataba. Estaba a un paso de saborear el orgasmo, a un paso de explotar en miles de pedazos, de sentir que el calor que abrasaba por dentro, que mis células se expandían y regresaban a su tamaño, una sensación que duraba apenas unos segundos pero que te producía una calma, una paz que duraba horas, días.

Si que comprendía el dicho de.... el pariente no le da lo que quiere, o el... lo que necesita es que la follen por su cara de amargada.

Bien...tuve esa cara durante semanas, pero aquel viernes, aquella noche....

Me movía sin control, quería más, ya podía sentirle muy dentro, golpeándome en el cuello del útero (vale, no estudié medicina pero creo que se llama así), bombeando con una fuerza y sin control, como una bestia salvaje que había perdido el rumbo, que sólo ansiaba liberarse, alcanzar una meta que en segundos creo que los dos íbamos a llegar.

En las novelas los dos llegaban al mismo tiempo, en mi vida real, o yo llegaba antes y él me seguía o él llegaba antes y me quedaba con las ganas de más, o acaba tocándome para que pudiese llegar, o era yo la que me tocaba sin pudor porque no me iba a acostar con las ganas, según el día. 
  
-Joder Naty, voy a correrme.

Ya perdí las veces que había dicho joder, pero lo que no quería por nada del mundo era que se corriese ahora, me faltaba poco, muy poco y JODER que iba a correrme.

-Aún no, espera.

- Joder, no voy a poder mucho.

-Pues calla y fóllame, que estoy a punto de correrme - le respondí de mala gana. Que no era un muchacho , coño, algo podría esperar, si no le tocaría lamerme o tocarme bien a fondo para que no me quedase fría como un pez y él tan feliz como una sardina...

Vale...se nota que mis neuronas están bailando,  ¿no? porque ni sé que digo, sólo que....

Sus embestidas se hicieron más lentas, más profundas, de nuevo se echó hacia delante y me tocó, apartándome la mano, me tocó con dureza, presionando sus dedos sobre mi hinchado clítoris, pellizcándomelo.

Jadeo. No podía evitarlo. Me gustaba.

- Oh, si, oh si...Mario más, más no pares.

El mundo explotó. Me corrí.

El calor se extendió desde mi vientre a todas partes, en todas direcciones, pude ver chispitas en mis ojos y eso que los tenía cerrados y pude sentir cómo le apretaba con fuerza, cómo le envolvía la polla con gula, deseando que ahora fuese él el que me siguiese.

No tardó en hacerlo, me soltó al notar como mi cuerpo se quedaba laxo y apoyó sus manos en mi cadera, me penetró con fuerza, dos veces, otra más y....

Se corrió, inundándome por dentro, llenándome con su leche como le dije (chicas tengo el DIU, que por el momento no está el patio como para ir por un bebé).

-Oh, Dios -murmuré luciendo una sonrisa de pura felicidad.

¡Lo que había esperado por ese momento de dicha!, por ese instante en que nuestros cuerpos están unidos, en que hemos sido uno y los dos hemos dado placer al otro.

Puede que me llamen de egoísta pero creo que el sexo es esencial en una relación, que el placer que puedes darle a tu pareja es un regalo que no deberíamos de olvidar de dar, al igual que ansiamos que nos devuelvan el regalo, que nos mimen, que nos llenen de besos, de caricias, pero también que nos tomen con pasión, mostrándonos que les volvemos locos.

Oleeeeeeeeeeeeeeeee Mario.

Todas juntas.Pero sin tocar, ni ver ni nada eh, que Mario es SÓLO MÍO.

Oleeeeeeeeeeeeeeee Mario, que esa noche los dos éramos los dioses del sexo.

Esa noche los dos habíamos gozado, disfrutado, gemido, sudado, y ante todo nos habíamos unido más, saboreando el orgasmo, pudiendo sentir el cuerpo del otro, disfrutando de su placer tanto o más que el tuyo propio.

Oleeeeeeeeee Mario, ya no te corto los huevos.

Él se separó y escuché como se subía los pantalones, necesité unos segundos para recomponerme, estaba medio acostada sobre la mesa de la cocina, sin respiración, temblorosa y sintiendo como la humedad, como el semen de Mario entremezclado con mis jugos se escurría entre mis piernas. 

-Esto ha sido...espectacular.

Mario se rió a mis espaldas. 

-Ahiiiiiii Naty que siempre me sorprendes.

Me giré un poco y le sonreí.

- Espero que para bien.

Él me acarició las nalgas, mirándome con las cejas alzadas.

-Para muy bien.

Esta vez la que se echó a reír fui yo. Me levanté y le di un beso. Ya iría después a recoger mis destrozadas bragas, y el sujetador.

- Me alegro, Mario. Te quiero.

- Yo también, nena.

Pasé por su lado para lavarme un poco, y ponerme el pijama, cuando él me sujetó del brazo.

-¿Pero qué? - pregunté sorprendida.

-¿No me dijiste que querías que te follara toda la noche? ¿Acaso no vas a cumplir con tu palabra?

Me puse roja de la vergüenza  Una cosa era decir algo guarro y otra mirarle después del subidón a la cara... 

Pero sí, quería más.... Quería....

- ¿Qué te parece que esta vez lo hagamos en el sofá? Así podrás estar tú encima.

Me dijo, sorprendiéndome. Me eché a reír y me solté, saliendo corriendo hacia el sofá, antes de entrar en el salón, me atrapó y me levantó en el aire, besándome.

- No dudes que me vuelves loco, nena- me dijo nada más cortar el beso.

Le miré y asentí con la cabeza. 

-Lo sé, pero me gustaría que me lo mostraras más.

Esta vez fue él quien asintió.

- Bueno mi diosa del sexo, ¿a que esperas para tumbarte en el sofá para un segundo round?

Me quité los zapatos y le miré con una ceja levantada.

-Oh, ¿pero no iba a estar yo arriba esta vez?


De nuevo las carcajadas de mi Mario se escucharon por todo el piso (valeeeeee, no es muy grande pero es nuestro).

Valió la pena la espera.

Sexy o tan sexy............ siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

Segundo round.

El sofá....

Y más tarde...cuando estuviésemos en cama, le preguntaría por qué no avisó que llegaba tarde, porque cojones llegó tan tarde....

Que no me olvido eh!!!!!


Comentarios

  1. jajajajajajajajaja
    Oooooleeeeeeeeeeeeeeeee tu Mario!!!!
    Gracias. Muy muy divertido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja Gracias Marianchu!!!!!!!!!!!!! Me alegro que lo hayas pasado bien leyéndolo!!!!!!!!!

      Y como dices.. Oleeeeeeeeeee Los Marios que alegran las noches ;)

      Muchos besitos!!!!!!

      Eliminar
  2. jajajajajajaja oleeeeeeeeeee Mario jajajajaja que bueno :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Leila!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

      <3 <3 <3

      Muchos besitos

      Eliminar
  3. Muy bueno, si! Y divertido además. Me han dado ganas de esperar así al mío, pero en mi casa hay más gentecilla y hay que respetar horarios jajaja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajajajaja pues cuando pase la hora en la que deben estar dormiditos ya sabes...

      Todas somos diosas del sexo!!!!!!!

      jajajajaja Muchas gracias por comentar y me alegra ver que te ha gustado

      Muchos besitos

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Muchas gracias Cris!!!!!!!!!!!

      Muchos besitos

      Eliminar
  5. Hola,
    Te escribo de la editorial Tombooktu. Me gustaría contactarte por un evento relacionado con el erotismo. ¿Puedes escribirme por favor a prensa@nowtilus.com?
    Un saludo
    Raquel

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Alegrías del día

Paso corriendo que ya me tengo que ir para saludaros a todas y para colgar las imágenes de El guerrero de mi destino en las plataformas de venta de Amazon.es y Amazon.com , ayer consiguió entrar entre los 100 más vendidos de Amazon!!!!!
Como no tenía el ordenador no pude subir las imágenes así que lo hago hoy. La oferta que iba a ser hasta hoy a la noche tendré que alargarla  un poco porque no puedo entrar en Amazon para cambiarle el precio y porque muchas chicas me han pedido que espere al lunes porque así ellas la pueden comprar. Así que... queda abierta esta oferta hasta que regrese a casa y pueda entrar en Amazon, es decir tranquilamente hasta el martes o el miércoles que viene. Espero que la aprovechéis y le déis una oportunidad a Gaerth!!!!!!
Y muchas gracias a todas las que lo habéis comprado!!!!
Gracias!!!!





IMÁGENES DE AMAZON.ES


Los más vendidos en Romántica 41. Ashia, la niña somalí (Basada en hech... de Neo Coslado 4.6 de un máximo de 5 estrellas(22) Versión Kindle EUR 0,89 42. Alg…

Relato Nunca digas no a un lobo feroz de Ursula Brennan

Con un poco de retraso comparto con todas, por el día del Libro, mi relato Nunca digas no a un lobo feroz, un relato divertido y como no, romántica gay. Espero que os guste, para poder comprender un poco la historia os recomiendo leer antes el relato Nunca hagas enfadar al lobo feroz. 



LINK DEL RELATO 


Es necesario leer Nunca hagas enfadar al lobo feroz para poder comprender mejor la historia de Nunca digas no a un lobo feroz. 





Registro Safecreative: 1503133451057
Imágenes de la portada: Pixabay


Nunca digas no a un lobo feroz
Ursula Brennan




Ponme otra. Liam O´Brian negó con la cabeza mirando con pesar al humano que tenía frente a él al otro lado de la barra, no era habitual verlo por el bar sin la presencia de Kenneth pues habitualmente acudían al local juntos desde que los dos se conocieron en la Academia. Olisqueó el aire notando el olor a embriaguez que sudaba el policía por cada poro de su piel. Se le veía pálido, más delgado que la última vez que estuvo en el bar hacía un mes y con u…

Entrevista y Halloween

Buenos días a todas!!!
Espero que paséis un buen día. Hoy paso corriendo por el blog para comentaros que Ester FG me entrevistó la semana pasada y ayer subió la entrevista en su blog. Me lo pasé genial respondiendo cada pregunta que me envió y espero que os guste cómo quedó. Recordad que los comentarios en los blogs son muy importantes y se agradecen, Ester ayuda muchísimo a las autoras y a los autores y quiero añadir que es una gran mujer a la que tengo el placer de llamar amiga. 




ENTREVISTA


Por el momento no hay muchas más novedades, sigo escribiendo, realizando muñecos con fimo y lana de fieltro y deseando publicar todo lo que tengo pendiente por finalizar. 
¡Ah! Ahora mismo estoy acabando las correcciones profesionales de Belleza oscura y El guerrero de mi destino, gracias al trabajo de dos correctoras muy buenas. Están quedando de lujo las nuevas ediciones. 


Y quien quiera animarse a participar en el grupo LAS CHULÍSIMAS DE SHEYLA DRYMON, comentaros que además de juegos, encuestas…