martes, 23 de octubre de 2012

¿A qué esperas para conocerme? por Uziel


¿A qué **** esperas para conocerme? 



Hace 5 meses que mi historia salió a la luz, 5 largos meses en los que más de 300 personas se animaron a leer mis aventuras junto a mi "sexy/poderosa/sarcástica/dios como me pone" ángel de la Guarda. Una historia diferente, intensa, con mucha acción (joder, no paramos quietos del norte al sur, del este al oeste, si aún va tener razón Damaris que era mi "taxi particular" pero cuando tienes a unos hijos de **** tras tu cabeza poco te importa lo que te rodea, lo que tengas que hacer para librarte de la condena. O al menos eso es lo que creía....)

Soy un cabrón. Lo reconozco. Me lo han gritado tantas veces que he perdido la cuenta, creo que hasta aparece la palabra cabrón en mi carnet de identidad, pero no voy a cambiar por nadie...

O tal vez sí...

Mi vida ha sido dura. Como demonio recolector no lo tengo fácil, o cumplo o me castigan con una temporada en el Paraíso, la prisión del alta seguridad del Infierno, y creedme cuando os digo que pasar ahí un día te trastorna para siempre. 

Toda la historia no pudo empezar con peor pie.

Me tiro a una mujer que conozco en un bar, ni siquiera se su nombre cuando ésta me grita que soy su amor, que le he robado el corazón (por favor,...no confundamos sexo con amor, el amor hace débil a una persona, los demonios no amamos, deseamos y muy pocos lo llegan a experimentar, la debilidad conlleva la muerte, la nada) y como no le hago ni puto casi me dispara hasta vaciar el cargador del arma.

Cuando me despierto, me encuentro desnudo y en la morgue, con una mortal gritando que uno de sus muertos se ha levantado (que daño hacen las películas de serie B, como pueden creer que los zombies existen....inexplicable). Estoy a punto de borrarle la mente, cuando aparece ante mi una mujer que me quita el aliento.

De cuero, con unas piernas de infarto, una larga cabellera morena y unos ojos que me miran con odio y un brillo malicioso que me empalma. 

Estoy duro, dispuesto a pasar un buen rato (porque no? El sexo a cualquier hora es un buen remedio para todos los males) hasta que me grita que es mi ángel de la Guarda y que está hasta los cojon...hasta los ovarios de mí, y....


Pequeño extracto inédito:


 " Uziel dio un paso hacia delante, mirándola fijamente.
—No te hagas la tonta conmigo, no te va a funcionar. Dejemos las cosas claras. Sabes que soy un demonio, así que, ¿por qué estás aquí intentando… —como decirlo si ni él mismo estaba seguro qué papel desempeñaba el ángel en aquel encuentro —…ayudarme? ¿No es algo irónico que un ángel le eche una mano a un demonio? —comentó con mofa lo evidente.
—¡Exacto! —exclamó Damaris sorprendiéndole ante el tono triunfante de su voz. Por primera vez encontró alguien que estaba de acuerdo con ella que era hilarante que tuviese como protegido a un puto demonio —. Opino lo mismo que tú. Es desesperante tener que protegerte, si pudiese renunciaba pero estoy imposibilit….
No le dejó terminar la frase.
—¡Cómo que protegerme! —exclamó en alto dando otro paso, acercándose más a ella —. ¿Estás de broma no?
Esta vez fue ella la que respondió con un  monosílabo.
—No.
Uziel resopló en alto, burlándose con su gesto.
—¿Pero a qué inestable mental se le ocurrió esa estúpida idea? ¿Cómo cojones se supone que me vas a proteger? ¿Obligándome a rezar? ¿A acudir a misa todos los domingos o…dejar de follarme a las mujeres aún sabiendo que están casadas?
De lo último seguro que no consigo redimirte, eres un mujeriego empedernido. Un cabrón con suerte. Pensó Damaris para sus adentros.
—No tengo ni idea de a quien le se ocurrió, pero no me… —¿Pagan? Pero si no me pagan nada, estoy obligada a ser la sombra de mi protegido a pesar que le desee la muerte. Un ángel no decide, obedece —…autorizan a contradecir las órdenes —explicó finalmente, evitando exponer lo que realmente se le pasó por la cabeza —. Sólo se que tengo que protegerte, que soy tú ángel Guardián.
Uziel boqueó, expulsando aire por la boca, sin poder evitar mostrarse estupefacto.
¿Ángel Guardián? Debía haber oído mal. Se iba a asegurar…
—¿Me estás diciendo que eres mi…—estuvo a punto de atragantarse. Él no concebía la idea de servir a los demás sin tener un beneficio propio. La sola idea de ser protector de humanos le revolvía el estómago —…ángel de la Guarda?
Damaris suspiró. Si le respondía abiertamente que sí, estaría contradiciendo la norma de no declarar su condición de ángel, pero después de haberse mostrado, y de haber intentando la posesión de un humano, por una norma más que romper no importaría mucho.
Así que, tras respirar hondo y soltar el aire lentamente, procurando calmar los agitados latidos de su corazón, declaró:
—Sí, soy tu ángel Guardián.
Esperaba que apareciese Absalón gritando con cámara en mano que todo era una broma, que había picado como un novato. Pero no sucedió nada. Ni cámara de vídeo, ni amigo que se estuviese burlando de él.
—¡Oh, joder! —exclamó en voz alta. Era real. Él un demonio de varios siglos de existencia, dedicado a corromper almas humanas, tenía….un ángel protegiéndole, siguiéndole….—¡Maldición! ¡Esto no me puede estar pasando! Tengo un ángel pegado al culo. ¿Qué hice para merecer este castigo?
No pudo decir nada más. Una bola de energía le golpeó de lleno en el pecho, lanzándolo hacia atrás, y esta vez el golpe le dejó inconsciente.  "



¿No os parece que Damaris exageró un poquito?

¿Por qué demonios me tiene que lanzar contra la pared, dejándome desmayado y desnudo en el suelo? 

El que tenía pegado al culo a un maldito ángel (por muy buena que esté, no es agradable saber que te está vigilando las 24 horas del día con la excusa de protegerte...porque si su deber era protegerme, ¿por qué coño le permitió a la humana vaciar el cargador? )

Pero no todo va a ser luchas, ni comentarios sarcásticos, conoceréis cómo es mi mundo, parte de mi pasado, del que puede ser mi futuro, mis deseos, mis preocupaciones, las de Damaris, la tensión que se palpa entre los dos,...hay tanto por lo que leer mi historia que sólo os puedo asegurar que no os va a dejar indiferente.

O me amas o me odias, nena.

Así de simple.



Pequeño extracto inédito:

" Uziel esbozó una sonrisa maliciosa.
—Desde este instante ángel, tu destino me pertenece.
Damaris reprimió los escalofríos que le recorrieron ante la intensa mirada de su protegido. En sus ojos carmesí se podía leer deseo, excitación, posesividad, promesas de placer.
Colocó las manos sobre la cadera, y se enfrentó a la penetrante mirada del hombre.
—No te equivoques demonio, el que me pertenece eres tú. Eres mi protegido.
Uziel negó con la cabeza al tiempo en que daba un paso hacia delante. Enterró en lo profundo de su ser la calidez que apareció en su pecho al escucharla, en aquellos instantes no quería pensar en nada que no fuera en saciar el deseo que sentía por ella. Necesitaba saborearla, enterrarse entre sus muslos y robarle los gemidos de sus labios cuando alcanzara el orgasmo.





Si aún dudáis, os dejo un enlace en el que podéis leer los 22 comentarios/reseñas que han hecho hasta el momento de la novela.

Leer AQUÍ

Lorena Luna dijo que soy: 

Sexy muy sexy (mmm nena, no tienes ni idea de cuanto)


Yin dijo: 

Personalmente voy a encargarle a Papá Noel para las próximas navidades un Uziel para mis cositas (lo siento nena pero...Damaris me corta la pol*** si miro a otra), pero no es mala idea presentarme ante mi ángel luciendo un lacito....Imaginaos dónde.


Candy por otro lado dijo de mí: 

Uziel es dominante, fanfarrón y divertido (y mucho más nena, mucho más)


Leila dijo:

Estoy prendada de Uziel, pedazo de Demonio  (por supuesto nena, soy el sueño de cualquier mujer, una vez que me pruebas no podrás olvidarme)



Kelly Dreams dijo de mí:

Uziel es la descripción perfecta de un demonio. Seductor, encantador, egoísta, manipulador (una máquina de sexo!!! no te olvides de ese pequeño, bueno que coño de pequeño, de ese GRAN detalle. Soy el mejor)



Melanie Alexander dijo sobre mí:

Me he enamorado perdidamente de Uziel, menudo demonio sexy, cabrón, contestón, irónico. (Lo has clavado!!! Así soy yo, nena. 100% demonio, 100% sexy, 100% adictivo, 100% dispuesto a todo con tal de salirme con la mía. Y durante la novela....Lo veréis.



Mi historia es intensa, y el final....


Damaris, una condena, varios demonios y ángeles tras mi culo, mujeres dispuestas a complacerme, secundarios que... (a unos les encerraría y me olvidaría de la llave...a otros besaría el suelo que pisan), mucha acción y como no, tensión sexual, porque mi Ángel de la Guarda es el pecado con curvas, una sarcástica y hermosa tentación que me traerá de cabeza y me dejará duro como una piedra. 


No os voy a decir más.

Tendréis que leerla.

Mi historia.

El inicio de mi nueva vida.


EL LÍMITE DEL DESEO


A la venta en Amazon.


A 3.32 euros. 

A 14.82 euros. 

A la venta AQUÍ



¿A qué esperas para conocerme?



Firmado 


Uziel






1 comentario: