lunes, 20 de agosto de 2012

Micro relatos




DESTINOS

El destino quiso que se encontrasen. Una tarde de Abril la joven Jocelyn compró un desgastado libro en una tienda de antigüedades, atraída por las rojizas letras de la portada.

Una vez en su casa, lo abrió y comenzó a leerlo. No supo como pero acabó en medio de una sala blanca. Desorientada miró a su alrededor. “Por fin viniste a mi” Jocelyn se giró y buscó al dueño de esa ronca voz. 

Delante de ella sentado en un trono de plata la observaba atentamente un hombre. Con sonrisa seductora se le acercó y la abrazó. 

“Mía. Mi diario te trajo a mi mundo” Ante la mirada asombrada de la joven Hades, el dios del infierno se le declaró. 

Al fin después de seis siglos de soledad un antiguo hechizo sellado con su sangre en un libro le trajo a su compañera. La dueña de su alma, de su corazón.




HERENCIAS

Cada vez que pasaba cerca de la puerta del desván sentía que debía entrar, pero el miedo, me alejaron de aquel lugar hasta mi dieciséis cumpleaños. Fue entonces cuando subí a hurtadillas armada con tan solo una linterna y entré por primera vez en mi vida en aquella oscura y moliente habitación.

Al fondo, iluminada con la fantasmagórica luz de la luna, encontré un viejo libro. Cuando lo tuve en  mis manos acaricié sus tapas duras de cuero, y atraída por el resplandor que desprendía lo abrí. La vida de mi bisabuela me fascinó desde la primera palabra hasta la última, y gracias a sus vivencias acepté finalmente la herencia de mi familia.

Ahora, después de haber leído su diario puedo correr libremente junto a mis padres y hermanos, disfrutando de la visión del mundo que solo un licántropo puede llegar a conocer.


Espero que os gusten ^^


2 comentarios:

  1. me ha parecido algo atrapante lo que escribes en la entrada, lo deja a uno pensando en que fue realmente lo que leyó como para aceptar el legado, buen blog,gracias por tus letras...

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Calixto! me alegro que te haya gustado el micro relato, quise dejar abierto lo que ponía el libro para que cada uno se imaginara que es lo que estaría ahí escrito. Qué podía moverte a aceptar un legado como ese.
    Un saludo

    ResponderEliminar