Ir al contenido principal

Capítulo 3 Amar a un extraño

La verdad es que es un poco desalentador ver que no participa l@s lectores del blog, pero bueno, estamos en época de vacaciones....




Os dejo el siguiente capítulo de Amar a un extraño, mi primera novela erótica (en la que incluiré un trío)




Ya creo que siempre digo lo mismo....pero si os gusta podeis dejar un comentario tanto en el chat box como mensaje en esta entrada, siempre anima ver que lo que cuelgas realmente lo lee alguien




Un beso











CAPÍTULO 3



— ¡No te acerques!
Michael sonrió, dando otro paso, acorralando a la muchacha muy cerca de la cama donde pensaba tomarla hasta saciarse. Para luego descansar y…, Michael amplió la sonrisa, la volvería a amar, hasta que quedara atada a ella por la pasión.
— Ah, preciosa, no solo me voy a acercar,… — se lamió el labio inferior, humedeciéndolo —…Te voy a devorar — Miryam tembló perceptiblemente, mirándole con la boca entreabierto y los latidos del corazón resonando con fuerza contra su pecho —. Completamente. Hasta que grites mi nombre y me supliques que no me detenga.
Miryam movió la cabeza, negando.
— ¡No! Eso no va a suceder. Nunca suplicaré…— al ver que no negó el deseo que le produjo las excitantes palabras del hombre, Miryam enrojeció y barbotó —. ¡No me tocarás! Déjame salir — gritó con voz aguda posando sus ojos en la puerta a la cual llegaría si pasaba al lado del hombre.
Michael tomó sus palabras como un desafío. Conseguiría que jadeara su nombre, que ansiara su polla, su lengua, que suplicara que la tomara.
¡Oh, sí! La joven aquella noche tocaría el cielo y suplicaría por más.
Miryam tembló y se sujetó a uno de los doseles de la cama, buscando un consuelo y un refugio que no encontraría en aquel despacho. Su vientre cosquilleó cuando vio la sonrisa ladeada y la mirada apreciativa de aquellos ojos celestes.
Se sentía como el último trozo de pastel. Y comprobar que era deseada por ese espectacular hombre la sorprendió y la confundió, a partes iguales. Ella no era hermosa, su cuerpo era delgado, cubierto siempre por sus holgadas ropas negras. Cuando caminaba por la calle pasaba desapercibida, atrayendo tan solo miradas despectivas, que lograban minar su malograda autoestima. Pero ante aquella apreciativa mirada, que devoraba cada centímetro de su cuerpo se sintió desprotegida.
“Debo irme, estoy cayendo en sus redes. No te dejes engañar, Miryam, ese hombre solo quiere tu virginidad, luego te desechará como un pañuelo usado” pensó apretando con fuerza el dosel de madera, rompiéndose sin notarlo una uña.
— No luches más, preciosa. Acepta tu destino y disfruta del momento.
“Qué fácil suena, pero no debo relajarme, si me dejo llevar mantendré sexo con este desconocido…. ¿y después? ¿Seguiré pensando en él? — Miryam negó con la cabeza, desviando la mirada posándola en la pared — Estás divagando, chica. Sarah está pasando un calvario al participar en la película, y todo para salvarnos, y tú mientras pensando en….en…mantener sexo con este hombre”
— No lo haré. No aceptaré nada de lo que usted me de, Sarah me está esperando, en cuanto salga nos iremos lejos.
Michael apretó los puños, un sentimiento primitivo atravesó su corazón. Aquella mujer iba a ser suya, bebería de ella hasta degustar sus jugos, conocería el sabor de su caliente boca y se sumergiría en su interior hasta explotar en éxtasis escuchando su nombre en un ronco susurro mientras su polla era aprisionada por las temblorosas paredes de su vagina.
Ante su resistencia, Michael caminó hasta la mesa de su despacho y accionó un botón oculto en una de las patas. Casi al instante apareció una pantalla plana que descendió del techo. Una vez que se detuvo a la altura de su cabeza en medio de la mesa, presionó el segundo botón.
La imagen que apareció en la pantalla hizo jadear a Miryam. Con una claridad asombrosa y un volumen alto de sonido, Miryam fue testigo de cómo Sarah estaba siendo acariciada por dos hombres, gimiendo sin control, tumbada en el suelo sobre una mullida alfombra. Los gemidos que brotaban de su garganta alteraron a Miryam que no podía apartar la mirada de la pantalla. Era hipnotizante ver como su amiga a la que quería como una hermana estaba…
Su corazón se desbocó, su cuerpo reaccionó extendiendo el calor que la asfixiaba, concentrándose en su vientre, de donde comenzó a brotar sus jugos interiores humedeciendo su ropa interior.
Michael olfateó el aire, sin atender a lo que sucedía en la pantalla que mostraba lo que acontecía en la sala principal de grabación, concentrándose en el dulzón aroma que desprendía la mujer, atrayéndole como la luz a las polillas, gritándole silenciosamente que la tomara y la aliviara del dolor de la insatisfacción sexual. Que le descubriera los placeres de la carne.
Miryam siguió con los ojos fijos en la pantalla, hasta que el hombre se interpuso, momento que dio un paso hacia atrás, sorprendida.
— ¿Qué hace? — preguntó al ver que la observaba sin pestañear.
— Admirarte.
— ¡No bromee! — chilló Miryam nerviosa —. Bien sé que no soy hermosa, no hace falta que se burle de mi.
Michael le tomó la barbilla y la obligó a mirarle a los ojos. Vio miedo, un terror antiguo grabado en su mente y en su corazón por años de dolor y aislamiento. El lobo de su interior gruñó enfurecido deseando destrozar a los que provocaron que aquella hermosa muchacha no confiara en sí misma y se menospreciara de aquella manera.
— Nunca vuelvas a decir que no eres hermosa, tus ojos son bellos, inocentes, mostrando inteligencia y curiosidad. Tu cuerpo es esbelto y grácil — Michael posó su mano libre sobre su pecho, rozándole levemente un pezón que cobró vida —. Tus pechos — cerró una mano sobre uno de ellos, apretándolo ligeramente, luchando contra las ganas de arrancarle la camisa y lamerle y mordisquearle los pezones, acunando sus pechos con sus manos —, tienen el tamaño ideal, llamándome para que los pruebe.
Michael miró el rostro enrojecido de la joven. Esta mantenía los ojos cerrados y los labios apretados, acallando los jadeos que brotaban de su garganta. Su cuerpo aún estaba tenso, a pesar de encenderse y aceptar sus avances, se mantenía quieta, rígida, temerosa.
— Escucha a tu cuerpo, él sabe la verdad. Era hermosa, pequeña. Un delicioso majar que lameré lentamente — de un tirón rompió la cremallera del pantalón. Acarició la carne que se expuso tras deslizarse la oscura prenda hasta quedar en el suelo a los pies de la mujer, mientras admiraba sus largas y delgadas piernas un gruñido gutural surgió de su boca. Aquella jovencita sin experiencia estaba consiguiendo ponerle al límite. Su resistencia estaba a punto de explotar y tan solo porque la estaba viendo con la camisa arrugada subiendo y bajando con rapidez siguiendo los latidos de su alocado corazón y su agitada respiración, y unas braguitas negras de fina tela visiblemente desgastadas.
Su polla brincó, aprisionándose contra la tela del pantalón de su traje. Ya no podía esperar más. Tenía que probarla, beber de ella, chuparle y mordisquearle el clítoris, escuchar su voz cuando se corriese.
Sus braguitas se rompieron cuando tiró de ellas y las lanzó al suelo. Miryam jadeó y abrió los ojos, lo que vio le provocó un deseo irrefrenable de dejarse caer al suelo al no poder sostenerse sus rodillas por los temblores expectantes.
En la imagen de la televisión, Sarah gemía sin descanso. Un hombre de cabellos rubios mantenía su rostro enterrado entre sus piernas, el moreno le lamía los pechos y la besaba acallándola.
Miryam se excitó todavía más, no solo por los gemidos que se escuchaba en el despacho procedente de lo que acontecía en la sala de grabación, sino porque aquel hombre que decía que era hermosa se arrodilló ante ella y le besó en el monte de Venus, carente de vello tras una depilación extrema con cera.
— Hermosa, adictiva…toda….mía.
Miryam estuvo apunto de caerse al suelo, pero antes de perder el equilibrio su amante la tomó entre los brazos y la llevó hasta la cama, a escasos metros.
Tumbada en la mullida cama, Miryam contempló sin poder dejar de temblar y deseando que nadie la despertara de aquel sueño, al aceptar finalmente dejarse llevar por lo que le estaba enseñando aquel hombre, como éste se despojó de sus ropas quedando desnudo ante ella.
A punto estuvo de gritar al verle, su abdomen no mostraba ni una pizca de grasa, su piel dorada estaba perlada de una suave capa de sudor, sus cabellos estaban sueltos al desprenderse el coletero que los mantenía presos. Siguió avanzando hasta llegar a la altura de su vientre, donde jadeó en alto al ver su verga. Fuerte, orgullosa, preparada para sumergirse en su interior y montarla hasta la extenuación.
Con el rostro enrojecido, Miryam ladeó la cabeza y cerró los ojos. La timidez la asaltó y lo único que pudo hacer era esperar que sucediera a continuación.
Michael se tumbó al lado de ella y le acarició el cuello.
— Mírame, no apartes tus ojos.
Miryam abrió los ojos.
— Mira como pierdo el control por ti, mi hermosa mujercita. Tu olor me excita hasta llevarme al límite. Siénteme — se incorporó y se tumbó parcialmente encima de ella, rozando deliberadamente su polla contra el liso vientre de la mujer — Bésame.
Sus labios se unieron con marcada urgencia.
Miryam gimió siendo acallados sus jadeos por los ansiosos y hambrientos labios de Michael.
Michael la necesita ya, quería rasgarle la ropa, lamerle el cuerpo y sumergirse profundamente, marcarla.
Al sentir como sus labios la abandonaban, Miryam protestó débilmente. Su cuerpo y su mente ardían, aturdidos por el creciente deseo que surgía desde su vientre y se extendía velozmente por cada rincón.
— Si supieras cómo estoy conteniéndome para no tomarte.
Miryam abrió los ojos asustada.
Ella no tenía experiencia, pero había leído mucho y sabía que la primera vez de la mujer solía ser molesta al tener que estirarse para dar cabida al miembro masculino.
No podía abrirse de piernas y permitirle que la montara como si fuera un animal en celo. Así no.
— Por favor no…yo no puedo…
— No temas pequeña, disfrutarás cuando te haga mía. Tu cuerpo me aceptará sin dolor. Pero no hablemos más, mi dulce — rasgó la camiseta dejando al descubierto los turgentes y pequeños pechos de Miryam cubiertos escasamente por un desgastado y descolorido sujetador —. Perfectos… Veamos si su sabor es tan delicioso como pienso que será.
Miryam se retorció bajo aquella penetrante mirada. La devoraba con los ojos, humedeciéndola sin apenas tocarla tan solo con sus palabras y el modo cómo la miraba.
Michael sonrió al notar cómo se relajaba el cuerpo de su futura compañera. La deseaba, y ansiaba que la mujer disfrutara con sus caricias, gritara su nombre cuando la penetrase hasta que explotará el mundo a su alrededor, sumergiéndose en la pequeña muerte.
Tomó uno de sus pezones, mordisqueándolo levemente enrojeciéndolo para luego chuparlo con gula, sonriendo al escuchar los gemidos roncos de la mujer. Sin dejar de probar el sabor salado del pezón, Michael tomó el otro entre sus manos y lo tironeó. Miryam gimió y curvó la espalda.
Michael dejó de succionar y le besó en el cuello, notando los alocados latidos de su corazón.
— ¡Ah, mi pequeña! Eres una hechicera. Tu cuerpo es muy sensible.
Miryam le miró con los ojos entrecerrados. Estaba ardiendo, las llamas se concentraban en su vientre y avanzaban sin piedad hacia su pecho, donde su corazón parecía querer salírsele del pecho.
Michael sonrió abiertamente. La mujer estaba perdida por las nuevas sensaciones que estaba experimentando. Sus ojos brillaban con intensidad, mostrándole la pasión que le recorría el cuerpo. Su dulce hechicera estaba ardiendo,…y pronto se quemaría llegando al cielo.
Después de jugar unos segundos más con sus pechos, besándolos por última vez, Michael descendió sin dejar de depositar besos por el esbelto vientre hasta detenerse unos segundos en la hendidura de su ombligo.
— Eres perfecta, Miryam. Tu cuerpo fue hecho para ser adorado.
Michael sumergió su lengua en la hendidura, humedeciéndola. Aquel punto provocaba placer, muchas mujeres jadeaban al sentir como adoraban la marca de la vida, el lugar por donde estuvo unida a su madre.
Miryam no fue diferente a esas mujeres. Se retorció y jadeó en alto, sorprendiéndose al notar placer al ser besada en el ombligo. En numerosas veces tocó aquel lugar, sobre todo en la ducha, pero nunca surgió en su interior el fuego que caldeaba su cuerpo.
— ¡Ah! Detente, por favor….esto no está bien.
Michael subió hasta quedar frente a su cara. Mirándola directamente a los ojos le preguntó:
— ¿Por qué está mal, mi dulce? ¿Acaso no estás disfrutando? ¿Tu cuerpo no reacciona a mis caricias?
Miryam tomó aire, agradeciendo aquellos segundos. Estaba húmeda, perdida en un turbulento deseo que la estaba engullendo. Estaba asustada, expectante pero atemorizada. Con cada beso, con cada caricia, aquel hombre estaba marcando no solo su cuerpo, sino su corazón. Si se entregaba nunca olvidaría aquella noche, persiguiéndola por el día, atormentándola por las noches.
Michael no tuvo respuesta a sus preguntas.
— Dime, pequeña. ¿Qué es lo que te preocupa? Si es por el embarazo te puedo asegurar que utilizaré preservativo.
Miryam tragó saliva. Por supuesto que el embarazo le preocupaba, ella era muy joven y no tenía ni estudios ni medios para criar a un hijo, y de tenerlo no podría entregarlo a las autoridades para darlo en adopción. No podría desprenderse de su hijo.
Pero confiaba en él.
Si decía que utilizaría preservativo le creía.
Negó con la cabeza, dudando si confesarle o no lo que realmente le preocupaba. Perder su corazón aquella noche, siendo incapaz de olvidarle.
—Me alegra ver que no te preocupa el embarazo, mi dulce. Confía en mi esta noche mi semilla no germinará en tu interior — Pero cuando lleguemos a mi mansión, sí. En la cama que me vio nacer, tu cuerpo será completamente mío, sin restricciones de ningún tipo — Dime que te preocupa.
Miryam carraspeó y tragó con dificultad.
— Tú….me preocupas tú.
Michael se movió, sin dejar de mirarla, buscando algún signo de temor. Las hembras de su manada le entregaban su cuerpo, sumisamente, gimiendo su apellido, sin llegar a tocarle. Aceptaban sus caricias, ser penetradas hasta la culminación, pero no le entregaban lo que con tanta ansia siempre quiso tener Michael. Su confianza. Su corazón. Entregarse sin reservas, confiando plenamente en él, sin esperar nada a cambio.
Michael sintió como si le estrujaran el corazón al revivir nuevamente el rechazo. Ansiaban su cuerpo, su poder, su estatus, pero no querían conocerle, reírse con él, aceptar que además de líder era un hombre que esperaba formar una familia en la que volcarse.
Al ver un brillo de dolor en los ojos del hombre, Miryam se arrepintió. No podía negar que ardía por tenerle en su interior, por aceptarle completamente, y probar las maravillas del sexo. Poco importaba que después le recordara, quizás siempre era así al ser su primera vez.
¿Dejarás pasar esta oportunidad de sentirte amada por los futuros recuerdos?
No.
No lo haría.
— Temo no olvidarte, que te grabes en mi cuerpo y en mi mente.
Michael buscó los ojos de la mujer, realmente sorprendido. De todas las posibilidades aquella era la última que habría esperado escuchar.
Temía olvidarle.
Olvidarle….
Soltando una carcajada de auténtica felicidad, Michael le tomó el rostro entre sus manos y la miró cálidamente.
—Debo confesarte, pequeña, que también temo no olvidarte. Tu dulzura me ha conquistado. Tu sinceridad es reconfortante. En mi mundo no existe una mujer como tú. Eres única, mi dulce — Serás mía. Mi compañera.

Comentarios

  1. Me encantó, como siempreeeeee, pero quiero leer mas sobre la amigaaaaaa, jiji

    Besotes, wapaaaa

    ResponderEliminar
  2. jajajaja ok, el siguiente capi, aparecerá mi primer trio, haber que tal me queda, un besito ^^

    ResponderEliminar
  3. Hola guapísima!!! ya te hachaba de menos!!! estaba pendiente del siguiente capitulo que no llegaba y me estaba ya mordiendo las uñas jejeje me ha encantado, sigue y no dejes que la falta de comentarios te desanime, a mi también me pasa y te entiendo muchas veces me pregunto si vale la pena o si alguien lo lee pero bueno. De todas maneras nos tienes aquí a las que si nos gusta eje besos y buena semana.

    ResponderEliminar
  4. muchas gracias Nikta por tus ánimos!!!!! si que desanima mucho ver que no hay comentarios pero también es cierto que muchas chicas tienen el tiempo justo cuando navegan por internet, pero bueno, como dices, seguiré actualizando el blog cada semana, mostrándoos no solo las novedades, si no colgando los capis de las novelas que estoy regalando a las seguidoras del blog.
    De nuevo muchas gracias por pasarte y besitos ^^

    ResponderEliminar
  5. Me encanta y me gustaría tenerlo entero para leerlo de una sola vez, ¿no está a la venta? La espera se hace taaaaan larga. Lo sé, soy una ansiosa. Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Seguro que te queda genial, jajaja

    Besos wapaaaa.

    ResponderEliminar
  7. Holaaaa.. Saludines Sheyla..
    Bueno de mas esta decir que me ha gustado mucho estos capis..!!
    Algo me dice que tanto Sarah como Myrian no podrán irse como querian jejeje..

    Espero que continues subiendo más, para saber que pasa jiji.. ^^

    Abrazos guapa.. ^^

    ResponderEliminar
  8. YOLANDA.Me ha gustado mucho los capitulos por favor continua subiendo capitulos.GRACIAS Y FELICES FIESTAS

    ResponderEliminar
  9. Muy buena, me encantan este tipo historias, espero tu próximo capítulo... Ciudate.

    ResponderEliminar
  10. Puchis no hay más capítulos? está buenísima. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola!
    Empecé a leer esta historia hace tiempo, pero hoy justo me he leído este capítulo... (Un despiste y la falta de tiempo es lo que tiene... :S) y la verdad es que me ha gustado mucho :). Espero que sigas colgando más capítulos, quiero ver qué pasa con Sarah y Myriam ;)
    Un beso y no te desanimes ;)

    ResponderEliminar
  12. You should not have an energetic services engine light to
    use an OBD method. The rate of this product or service is
    really rational.

    Look into my web blog :: nashvillemusiciansandsingers.ning.com

    ResponderEliminar
  13. This scan device offer costs all over $150. Do you question if the Actron CP9180 OBD II AutoScanner is an item you ought to buy?


    Here is my webpage obdii scan tool

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Alegrías del día

Paso corriendo que ya me tengo que ir para saludaros a todas y para colgar las imágenes de El guerrero de mi destino en las plataformas de venta de Amazon.es y Amazon.com , ayer consiguió entrar entre los 100 más vendidos de Amazon!!!!!
Como no tenía el ordenador no pude subir las imágenes así que lo hago hoy. La oferta que iba a ser hasta hoy a la noche tendré que alargarla  un poco porque no puedo entrar en Amazon para cambiarle el precio y porque muchas chicas me han pedido que espere al lunes porque así ellas la pueden comprar. Así que... queda abierta esta oferta hasta que regrese a casa y pueda entrar en Amazon, es decir tranquilamente hasta el martes o el miércoles que viene. Espero que la aprovechéis y le déis una oportunidad a Gaerth!!!!!!
Y muchas gracias a todas las que lo habéis comprado!!!!
Gracias!!!!





IMÁGENES DE AMAZON.ES


Los más vendidos en Romántica 41. Ashia, la niña somalí (Basada en hech... de Neo Coslado 4.6 de un máximo de 5 estrellas(22) Versión Kindle EUR 0,89 42. Alg…

Relato Nunca digas no a un lobo feroz de Ursula Brennan

Con un poco de retraso comparto con todas, por el día del Libro, mi relato Nunca digas no a un lobo feroz, un relato divertido y como no, romántica gay. Espero que os guste, para poder comprender un poco la historia os recomiendo leer antes el relato Nunca hagas enfadar al lobo feroz. 



LINK DEL RELATO 


Es necesario leer Nunca hagas enfadar al lobo feroz para poder comprender mejor la historia de Nunca digas no a un lobo feroz. 





Registro Safecreative: 1503133451057
Imágenes de la portada: Pixabay


Nunca digas no a un lobo feroz
Ursula Brennan




Ponme otra. Liam O´Brian negó con la cabeza mirando con pesar al humano que tenía frente a él al otro lado de la barra, no era habitual verlo por el bar sin la presencia de Kenneth pues habitualmente acudían al local juntos desde que los dos se conocieron en la Academia. Olisqueó el aire notando el olor a embriaguez que sudaba el policía por cada poro de su piel. Se le veía pálido, más delgado que la última vez que estuvo en el bar hacía un mes y con u…

Entrevista y Halloween

Buenos días a todas!!!
Espero que paséis un buen día. Hoy paso corriendo por el blog para comentaros que Ester FG me entrevistó la semana pasada y ayer subió la entrevista en su blog. Me lo pasé genial respondiendo cada pregunta que me envió y espero que os guste cómo quedó. Recordad que los comentarios en los blogs son muy importantes y se agradecen, Ester ayuda muchísimo a las autoras y a los autores y quiero añadir que es una gran mujer a la que tengo el placer de llamar amiga. 




ENTREVISTA


Por el momento no hay muchas más novedades, sigo escribiendo, realizando muñecos con fimo y lana de fieltro y deseando publicar todo lo que tengo pendiente por finalizar. 
¡Ah! Ahora mismo estoy acabando las correcciones profesionales de Belleza oscura y El guerrero de mi destino, gracias al trabajo de dos correctoras muy buenas. Están quedando de lujo las nuevas ediciones. 


Y quien quiera animarse a participar en el grupo LAS CHULÍSIMAS DE SHEYLA DRYMON, comentaros que además de juegos, encuestas…