domingo, 20 de marzo de 2011

Redención. Poema gótico vampírico

Espero que os guste este poema, lo escribí hace tiempo. La imagen del vampiro atormentado por su eterna existencia y la necesidad de la sangre me fascina, por eso suelo emplearlo en mis novelas de romántica. (sí, tengo que reconocerlo, mi género es el paranormal )





Bueno, no me enrollo más.....





REDENCIÓN


Estoy condenado,
la noche es mi testigo.

El miedo que veo en sus ojos,
brillantes de lágrimas no derramadas,
ha conmovido mi oscura alma.

Estoy perdido, confuso.

Larga ha sido mi existencia
manchada de sangre y destrucción,
en la que no me atrevía siquiera
a mirar mi reflejo en los espejos,
para no ver al monstruo en el que me convertí,
al ser consumida mi alma mortal.

Soy una criatura de la noche,
condenada por su existencia.

Maldita sea la mujer
que sujeto entre mis brazos,
que ha conseguido
con su mágica inocencia,
romper las barreras de mi conciencia.

Grito angustiado.

Asqueado por mi debilidad,
la arrojo lejos de mi lado.

Cierro los ojos.

Me siento débil.

Los remordimientos me acosan
devorándome muy lentamente.

Mi vida es mi condena,
la soledad mi tortura,
los siglos que se avecinan
...el infierno.

Aullé de dolor al cielo
Llorando por primera vez
en mi no vida.

El dolor me consume,
los gritos de mis víctimas
retumban en mi mente.

Soy un hijo de las sombras
que tras mirar a los ojos
de una mujer mortal,
descubrió el verdadero
significado de la muerte.

Quiero huir,
necesito escapar,
olvidarlo todo y a todos.

Estoy hundido, perdido.

Cuando comienzo a caminar,
Me sobresalto al sentir que me rozan.

Me giro y me sorprendo
al encontrarme esos ojos que me atormentan.

La mortal se me acerca
y me abraza sin temor.

Gruño de sorpresa
mostrándole mis dientes.

La mujer cierra los ojos
y apoya su mejilla en mi pecho.

Tiemblo al sentir su cálida inocencia.

Mía. Siseo a la noche.

Su destino será el mío.

Mía. No dejo de pensar.

Será mía.


Vagará junto a mí, por las tinieblas,
acunará mi corazón malherido,
beberá con avidez de mis labios,
yacerá en la tierra a mi lado.
Mía.

Mis colmillos rompen su piel.

No grita de dolor,
se sujeta a mi cuerpo,
rodeándome con sus tiernos brazos,
confiándome su vida.

Mía.

Sólo mía.

Saboreo su sangre,
regocijándome al encontrar
tras siglos de soledad,
mi compañera.

Nunca más estaré solo.

Nunca más.

El destino nos ha unido,
la oscura noche es testigo.

5 comentarios:

  1. me encatan los poemas que cuelgas, son intensos y muy buenos, gracias
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Sheyla es hermoso tu poema, como adoro a los vampiros son mis favoritos, la verdad me gusta la parte "saboreo su sangre,regocijandome al encontrar tras siglos de soledad,mi compañera. Nunca más estaré solo. Nunca más. El destino nos ha unido,la oscura noche es testigo." son tan sinceras y profundas palabras siento que salen desde el fondo de su alma, es muy romántico. Gracias Sheyla por compartirlo.

    ResponderEliminar
  3. Pasaba a decirte que he cambiado de dirección,
    Te dejo el enlace nuevo.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado, wapa.
    Gracias. ^o^

    ResponderEliminar
  5. gracias chicas!!!!!! me alegro que os gustara, este poema me gustó mucho escribirlo, mostrar la desesperación del vampiro, la necesidad de tener a alguien a su lado para no estar eternamente solo

    La noche es testigo.....

    un besito ^^

    ResponderEliminar