Ir al contenido principal

Redención. Poema gótico vampírico

Espero que os guste este poema, lo escribí hace tiempo. La imagen del vampiro atormentado por su eterna existencia y la necesidad de la sangre me fascina, por eso suelo emplearlo en mis novelas de romántica. (sí, tengo que reconocerlo, mi género es el paranormal )





Bueno, no me enrollo más.....





REDENCIÓN


Estoy condenado,
la noche es mi testigo.

El miedo que veo en sus ojos,
brillantes de lágrimas no derramadas,
ha conmovido mi oscura alma.

Estoy perdido, confuso.

Larga ha sido mi existencia
manchada de sangre y destrucción,
en la que no me atrevía siquiera
a mirar mi reflejo en los espejos,
para no ver al monstruo en el que me convertí,
al ser consumida mi alma mortal.

Soy una criatura de la noche,
condenada por su existencia.

Maldita sea la mujer
que sujeto entre mis brazos,
que ha conseguido
con su mágica inocencia,
romper las barreras de mi conciencia.

Grito angustiado.

Asqueado por mi debilidad,
la arrojo lejos de mi lado.

Cierro los ojos.

Me siento débil.

Los remordimientos me acosan
devorándome muy lentamente.

Mi vida es mi condena,
la soledad mi tortura,
los siglos que se avecinan
...el infierno.

Aullé de dolor al cielo
Llorando por primera vez
en mi no vida.

El dolor me consume,
los gritos de mis víctimas
retumban en mi mente.

Soy un hijo de las sombras
que tras mirar a los ojos
de una mujer mortal,
descubrió el verdadero
significado de la muerte.

Quiero huir,
necesito escapar,
olvidarlo todo y a todos.

Estoy hundido, perdido.

Cuando comienzo a caminar,
Me sobresalto al sentir que me rozan.

Me giro y me sorprendo
al encontrarme esos ojos que me atormentan.

La mortal se me acerca
y me abraza sin temor.

Gruño de sorpresa
mostrándole mis dientes.

La mujer cierra los ojos
y apoya su mejilla en mi pecho.

Tiemblo al sentir su cálida inocencia.

Mía. Siseo a la noche.

Su destino será el mío.

Mía. No dejo de pensar.

Será mía.


Vagará junto a mí, por las tinieblas,
acunará mi corazón malherido,
beberá con avidez de mis labios,
yacerá en la tierra a mi lado.
Mía.

Mis colmillos rompen su piel.

No grita de dolor,
se sujeta a mi cuerpo,
rodeándome con sus tiernos brazos,
confiándome su vida.

Mía.

Sólo mía.

Saboreo su sangre,
regocijándome al encontrar
tras siglos de soledad,
mi compañera.

Nunca más estaré solo.

Nunca más.

El destino nos ha unido,
la oscura noche es testigo.

Comentarios

  1. me encatan los poemas que cuelgas, son intensos y muy buenos, gracias
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Sheyla es hermoso tu poema, como adoro a los vampiros son mis favoritos, la verdad me gusta la parte "saboreo su sangre,regocijandome al encontrar tras siglos de soledad,mi compañera. Nunca más estaré solo. Nunca más. El destino nos ha unido,la oscura noche es testigo." son tan sinceras y profundas palabras siento que salen desde el fondo de su alma, es muy romántico. Gracias Sheyla por compartirlo.

    ResponderEliminar
  3. Pasaba a decirte que he cambiado de dirección,
    Te dejo el enlace nuevo.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado, wapa.
    Gracias. ^o^

    ResponderEliminar
  5. gracias chicas!!!!!! me alegro que os gustara, este poema me gustó mucho escribirlo, mostrar la desesperación del vampiro, la necesidad de tener a alguien a su lado para no estar eternamente solo

    La noche es testigo.....

    un besito ^^

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Relato Nunca digas no a un lobo feroz de Ursula Brennan

Con un poco de retraso comparto con todas, por el día del Libro, mi relato Nunca digas no a un lobo feroz, un relato divertido y como no, romántica gay. Espero que os guste, para poder comprender un poco la historia os recomiendo leer antes el relato Nunca hagas enfadar al lobo feroz. 



LINK DEL RELATO 


Es necesario leer Nunca hagas enfadar al lobo feroz para poder comprender mejor la historia de Nunca digas no a un lobo feroz. 





Registro Safecreative: 1503133451057
Imágenes de la portada: Pixabay


Nunca digas no a un lobo feroz
Ursula Brennan




Ponme otra. Liam O´Brian negó con la cabeza mirando con pesar al humano que tenía frente a él al otro lado de la barra, no era habitual verlo por el bar sin la presencia de Kenneth pues habitualmente acudían al local juntos desde que los dos se conocieron en la Academia. Olisqueó el aire notando el olor a embriaguez que sudaba el policía por cada poro de su piel. Se le veía pálido, más delgado que la última vez que estuvo en el bar hacía un mes y con u…

Microrelatos y primeros dos capítulos de Un dragón para Navidad, de regalo

Buenos días a todas!
Espero que paséis una buena semana, sí, sé que llevo un tiempo sin actualizar el blog, pero suelo emplear más Facebook, pero bueno, intentaré al menos actualizar el blog dos veces por mes para ir contándoos cositas y/o subir regalos.
Hoy toca subir regalos, pero antes, os quiero animar a seguirme por las redes sociales (no os pasa que hay días que las horas vuelan mientras revisas Facebook, Twitter, o Instagram-de esta no tengo mucha idea, solo subo alguna imagen de vez en cuando, lo siento-) 






En el grupo Apasiónate con ARI, de Facebook inicié el RETO/Microrelato, donde se sube una imagen y se anima al grupo a escribir microrelatos basados en esa imagen, cuando se llega a cinco, se sube otra imagen y así, de lunes a jueves por la noche.
Voy a compartir con todas algunos de mis microrelatos, espero que os gusten. Los hay de todo tipo, románticos, divertidos, de terror, un poco de todo.



Foto RETO

La música de Verdi envolvía el luminoso salón. La mesa decorada exquisit…

Primeiros capítulos de Beleza sombría e Sedento de amor

Boa tarde;
Concordo com todos os primeiros capítulos de meus dois romances Beleza sombría e Sedento de amor que  estão à venda na Amazon em ebook.
Espero que você goste.






PRÓLOGO

Vancouver, primavera 2005
Local Moon´s Bitte

As luzes de neon do local brilhavam com intensidade atraindo aos homens que circulavam pelas ruas aquelas altas horas da noite. A música que se escutava dentro do local tocava com força enlouquecendo com o seu frenético ritmo, aos que dançavam na pista. Os garçons si moviam fluentemente entre os clientes equilibrando bandejas com as bebidas. Aquela noite a festa duraria até perto da meia-noite, e ninguém queria perder nem um segundo. Desde o fundo do local, uma jovem de não mais de vinte e cinco anos observava a pista desde a escuridão, se escondia na zona que se abria de dia como restaurante. Como cada noite, esperava a que se fossem os clientes para limpar o bar junto aos demais garçons e preparar o local para o dia seguinte.

Duas horas depois…

—Me diz que esta é a últim…